05 noviembre 2013

Hola: voy para Londres!

 
Cuando la mayoría de la gente viaja suele ponerse nerviosa;  muchos como yo se estresan al tener que pensar que van a ponerse al día siguiente, con lo cual tener que programar cuanta ropa se necesita y adecuarla a la temperatura del lugar de destino a mi al menos, me pone de mal humor.

Dentro de la categoría del viajero, podemos incluir la figura del "visitante": Esos amigos o parientes que se dan una vuelta por tu casa y de paso aprovechan para conocer algo de Londres o Inglaterra en general. Ahora uno esta de este lado y una de las nuevas figuras del protocolo casero indican que uno se ha recibido de anfitrión sin haberlo estudiado. Y cuando digo "sin haberlo estudiado" no es irónico ni sarcástico, al contrario, es mas una autocritica porque soy un desastre.

Amigos y conocidos suelen ponerse nerviosos y necesitan organizar todo con mucha anticipación, y hay una especie de folklore que hace creer a muchos que por vivir acá se tiene  todas las respuestas y todas las facilidades. Internet por ejemplo, deja de existir para muchos y uno se convierte en el intermediario viviente entre: Museos, Teatros, Estaciones de trenes, Aeropuertos y los que viven del otro lado del océano. 

El problema no es recibir gente, al contrario. Cuando vienen mis suegros siempre programamos algún viaje por Europa y la pasamos genial, aunque mi suegro se la pase quemando tostadas y haga sonar todas las alarmas del lugar donde estemos. Con ellos el tema de "organizar" las vacaciones no es un problema porque lo hacemos nosotros y ellos se adaptan a nuestras sugerencias.

Es cierto también que con los familiares existe la ventaja de no sentirse en obligación todo el tiempo, pero al resto uno debe atenderlos, y cuando estas laburando y venís roto muchas veces tener que ir al supermercado a las 8 de la noche porque los turistas tuvieron un día muy ocupado te dan ganas de sacar una ametralladora.  Cuando uno vive y trabaja en una ciudad tan cosmopolita como Londres los tiempos son mas cortos, las casas son mas pequeñas y ambos, tiempo y espacio pasan a ser dos de los bienes mas preciados que uno comienza a adoptar. A ver, no me tildes de amargo, siempre es mejor recibir visitas que llamadas.

Con las visitas todo es un volver a empezar y los lugares típicos londinenses pasan a ser una especie de maldición al cual uno no quiere ni asomarse. Mercadillos típicos como Camden Town o lugares icónicos como Notting Hill -y por supuesto la librería donde se filmó  la película es una fija- son los destinos donde indefectiblemente todos quieren ir.  No quiero hacerme el superado, cuando recién llegue yo también saqué la típica foto boluda pero el tema no es el lugar, sino la cantidad de veces que uno va.

Los recién llegados vienen con la ansiedad de conocer pero no tienen tampoco idea, y para hacerles justicia, no saben  que vos ya llevaste a tus primeras cuarenta visitas y se interpreta como desgano o incluso "mal amigo" si no los acompañas.  Caminar por Oxford Street es como si te condenaran a caminar con un collar de melones en el cuello durante ochenta cuadras donde lo único que ves es un mar de gente abarrotada para entrar a todos los negocios de ropa. El fin de semana es el  momento donde hay que organizar un maratónico tour que te deja pelotudo y el lunes cuando te levantas a las 7 de la mañana lo único que querés es dejarles rodar una granada por debajo de la cama.  Pero tranquilo, que uno va aprendiendo a reencontrar sus espacios y te das cuenta que no podes pasarte meses recibiendo visitas. El espacio no es mucho, los días son cortos y cuando salís de trabajar queres llegar a tu casa, ponerte en pelotas y jugar con tu pareja y tu perro revolcándote en la alfombra o simplemente,...no hablar con nadie.

La familia  tienen la visa de permanencia, son los que te recuerdan que dejaste mucho mas que recuerdos en tu país y si bien para ellos son vacaciones el motivo mas importante es el reencuentro. Los amigos también te recuerdan muchas cosas y es muy lindo recibirlos, pero como dije antes, a un amigo no podes dejarlo de garpe, tenés que atenderlo y no podés decirle: "che, estoy molido, hablamos mañana?".  Todos vamos construyendo cosas, y a nosotros nos toca hoy construir acá. Eso implica tiempos y compromisos que muchas veces no coincide con el chip que traen del otro lado. 
Es cuestión de mesura, tolerancia y ubicación de ambas partes.

Vos vivís fuera de Argentina?, me contás  si te pasa lo mismo así no me siento tan sorete?
 

15 comentarios:

  1. jaja! no sos un sorete ja!
    A mi no me visita nadie :( ojo, entiendo que Dallas no es taaaan atractiva como Londres, es mas, prefiero ir a Londres.

    Yo creo que las visitas deberian adapatarse a tus tiempos y no al reves. Que se yo, yo soy independiente y no molesto, prefiero hacer la mia y no que me esten atendiendo todo el tiempo.

    En febrero viene mi hermana y mis sobrinas, despues te cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peron conta la verdad eh?! jjajaj. Besos. (nos vemos en Instagram as well)

      Eliminar
  2. Ay Feldmann cuántas verdades, bah, todo lo que escribiste es una gran verdad!!! Y lo de collar de melones, sublime! Yo no sé las veces que también fui a Notting Hill pero a Oxford Street te voy con gusto con o sin visitantes!!! :D

    ResponderEliminar
  3. Lo que tenés que hacer Sergio, es decir que alquilás el cuarto, aunque no lo hagas.
    Cuando alguien te dice que quiere ir, le decís "ah, que cagada, justo ya lo tengo ocupado!"
    voila!

    ResponderEliminar
  4. Uffff, cuantas verdades! Después de haber recibido a mis primeros visitantes internacionales, y siendo aún más cuesta arriba porque a 80 millas de Londres, irse en tren hasta alla es un parto en seco, he decidido que a los proximos los armo con una Oyster, un diccionario ingles- castellano, un GPS y una copia de las llaves de mi casa Y QUE SE ARREGLEN.

    No, no somos forros. Es que realmente es agotador.

    ResponderEliminar
  5. Hace mucho que no te leía!!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Ahora no voy nada a Londres, cagate.
    Ah, y cuando vengas en Abril te voy a dejar de garpe en cada oportunidad que se me presente. Mal amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmm,me parece que este comentario ,conociendo a Checho, no le va a gustar nada......igual no creo que tenga mucho tiempo en abril, ya que lo voy a secuestrar.

      Eliminar
    2. Jajaja si lo sé, por eso lo hice esperando que me censurara, pero nada... Se ve que no me leyó!

      Eliminar
    3. Nicolas Hidalgo, leo todos los comentarios. Vos te diste por aludido y hasta donde yo se, somos familia, asi que no se que te enganchas,..bolo. Te quiero boludito.

      Eliminar
  7. Que buena catarsis......por suerte entendimos al toque como movernos por Londres sin causar molestias jajaja.
    Uno piensa que las visitas se van a "ubicar" y cuando esto no sucede, nos carga de estres, es perfectamente entendible lo que te pasa sobre todo despues de haber compartido tantos dias juntos, pensabas que todos iban a ser como "mamana" pero ya ves.....MAMANA hay una sola

    ResponderEliminar
  8. Y yo que me creía la peor h. de p. porque cada vez que me anuncian una visita......tengo ganas de tomarme un avión al polo!!!!

    Me sucede exactamente lo mismo, con la diferencia de que en Valencia abundan los días de sol, no es gris para nada; pero por lo demás, vengo fundida del trabajo, llevo pila de estrés; además de mis propios temas....las primeras veces tenia mas onda, pero ahora....encima tengo problemas de espalda, tengo que cuidarme y eso de estar de arriba para abajo, luego me pasa factura, y no puedo estar faltando al trabajo, ya te digo......
    Egoístamente tengo que decirte que me das una alegría, al menos no soy solamente yo......

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Muy divertido el post, "el collar de melones " me mato! y me quedo re claro que cuando vaya para alla el año que viene : no te toco el timbre y no nos conocemos nada! ja ja ...Que bueno que volviste a escribir , si queres en Abril avisame y te llevo una vuelta por el Obelisco . Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo aplico también a las visitas a Barcelona, sin embargo ya baje la persiana. Luego de siete años aquí solo vienen por casa o familiares muy cercanos o amigos muy intimos. Y a este grupo los cuento con los dedos de una mano.

    Pero ya estoy harto del mercado de la boquería, de ir a comer tapas o de llevarlos al Estadio Olímpico... también las visitas incluian alquiler de coche y viaje a cadaques.

    El plan de este año es que crezca la familia así que se cierra el hogar Evita como lo llamo yo.

    ResponderEliminar
  11. Creo que pasa tambien viceversa cuando como expat vas a Argentina en periodos claves... Las primeras vueltas te encontras con todo el mundo, hasta con primos que ya ni veias... no se cual es la vuelta critica, aun no tengo tanto tiempo afuera, pero si me sucedia con gente que la distancia desdibujaba en era pre-internet y que cuando regresaba que se yo, ponele en Noviembre/inicios de Diciembre, organizaba que asados, remadas en el rio y mil planes parranderos en medio de la corrida de cierre del año laboral...
    Al final, pasaba que nos veiamos dos veces y ya!
    Y si la familia esta contenta de verte, yo no se si que uno vuelva a instalarse 2/3 semanas en lo de los viejos y a veces con pareja/hijos y el tren de la nostalgia, no mueve tambien sus asuntos emocionales...
    Saludos desde Roma!

    ResponderEliminar

*Los comentarios de Anónimos ya no son publicados en este blog, es como cuando hablas con alguien y no te mira a los ojos.
*No me gusta entablar una discusión ya que no es un foro, son vivencias mías y escribo con subjetividad. Para datos objetivos, esta Wikipedia
*Este no es un Blog Pro British ni mucho menos. Hago observaciones de donde vivo actualmente.
*Es un Blog hecho con mucho amor.
Dicho esto, sean bienvenidos.