Google Analytics

03 octubre 2015

Adeu...

Hace mucho, pero mucho tiempo que no toco Mi familia, Londres y yo, hasta que me di cuenta que era hora de cambiar de blog.  Este me trajo muchas alegrías y fue muy terapéutico desde un principio y me ayudo a absorber Londres desde un lugar mucho mas creativo.
Ya han pasado varios años  y si bien experimenté enormes cambios, como bien dice mi amiga Noelia: "Vos vivís en un termo" decidí cambiar de Blog y de estilo, con mucho mas arrojo y no cuidando tanto las formas.  Para aquellos que me quieran acompañar, me encuentran en www.thetermopeople.com y para los que no y estuvieron conmigo desde el principio (Dios, sueno a político) les agradezco enormemente...

Queda cerrado oficialmente,

Besos y abrazos,

Mi familia, Londres y yo.






16 noviembre 2014

11 noviembre 2014

Sorry


"If you are going to do something tonight that you will be sorry for tomorrow morning, sleep late".


Mucho hemos escuchado el famoso “se portó como un señorito inglés” para resaltar las buenas costumbres y lo que se requiere para ser considerado una persona civilizada. No es mi intención poner a los ingleses como un ejemplo, simplemente me remito a los hechos y  repito lo que he escuchado tantísimas veces.

Londres es muy cosmopolita y podría hacerse difícil para uno describir o percibir cuales son las cosas típicamente inglesas, y mas allá de que la mayoría de los que vivimos acá somos extranjeros, hay como una misteriosa matrix al cual todos respondemos como autómatas. Se hace lo que se debe hacer y si te haces el boludo y no levantas el sorete del perro te cobran la multa y anda a llorar a la Torre de Londres. Es que han sabido mantener la tradición –son muy tradicionalistas- y la cabeza de alguna manera te la siguen cortando.

08 noviembre 2014

No solo de churrasco vive el hombre...

“La gente dice con frecuencia que los humanos siempre han comido carne. De acuerdo con esta lógica no deberíamos tratar de evitar que la gente mate a otra gente”.

Isaac Bashevis


Muchas cosas podrán caracterizarnos a los Argentinos, pero una de ellas es la fascinación que tenemos por la carne vacuna. Recuerdo con orgullo los días que viviendo en Buenos Aires recibía invitados de algún lugar foráneo donde la carne no era una especialidad o simplemente no era parte de la cultura culinaria de los visitantes, y con mucho despliegue les servia un tremendo asado, desafiante y presuntuoso de la capacidad que tenemos los Argentinos para devorarnos una vaca entera, tomar un cafecito de sobre mesa e irnos a dormir como unos angelitos ante la mirada atónita de aquellos que, solo comiendo unos cuantos bocados se asegurarían pesadilla toda la noche por el mal proceso de la digestión.

11 noviembre 2013

La insoportable levedad de mi ser


Nunca me gustó  la gente atormentada, y si bien sufrí de cierto desprecio hacia mi mismo durante gran parte de mi adolescencia, me ha quedado un reflejo cornudo de volver a las raíces y ensoñar con cierto drama novelezco donde soy el único sufriente en un mundo que aun no ha llegado a conocerme.

El otoño tiene los colores de cierto estado anímico que conlleva al drama y a ese existencialismo típico de cuando estamos al pedo.  La gama de tonalidades de amarillos y marrones a verdes apagados, de ocres a grises y el sol que con toda su fuerza apenas roza la tierra húmeda es digno de una caminata solitaria, ensimismado con tus auriculares escuchando "all by myself" interpretada por Celine Dion.


El otoño en Londres: Aun el frio no se instaló, pocos son los turistas que quedan del verano , y la navidad se acerca. Todo esto puede ser un coctel para prepararte para lo mejor o para querer pegarte un tiro, pero lejos del tormento que tanto critico, ese tormento impuesto, pre fabricado, que lo utilizan los artistas devaluados, rescato estos momentos de melancolía y añoranza, genuinos de raíz y reflotados en una adultez feliz.  Los días comienzan a ser mas cortos, los últimos colores comienzan a apagarse, y todo se prepara para un invierno largo y frio.  Londres es maravillosa en cualquier estación y el pantone que uno puede encontrar sobre todo en los parques son postales de almanaques.

 

Y es así, como los días van pasando, uno se va acostumbrando de a poco a la poca luz que queda y se une a la fiesta cuando podemos ver el sol un día domingo -con mucha suerte-.

La tristeza del otoño tiene lo suyo, ayuda a recordar los buenos tiempos y predispone a uno a ponerse fuerte para lo que se viene.  Ya he escrito el año pasado el efecto que tenia en mi estas estaciones frías, y por mas que el publico se renueva, no voy repetirme.  A veces extraño Argentina y extraño sus veranos largos, y por mas que a veces las noches sean muy largas uno aprende a descubrir todo lo bueno que hay en un corto día color ocre.

 
...Por algo la melancolía en los años dorados de la cultura  Europea dio lugar al Renacimiento, no? -justifiquemos un poco este humor de mierda-
 
 
Au revoir..

05 noviembre 2013

Hola: voy para Londres!

 
Cuando la mayoría de la gente viaja suele ponerse nerviosa;  muchos como yo se estresan al tener que pensar que van a ponerse al día siguiente, con lo cual tener que programar cuanta ropa se necesita y adecuarla a la temperatura del lugar de destino a mi al menos, me pone de mal humor.

Dentro de la categoría del viajero, podemos incluir la figura del "visitante": Esos amigos o parientes que se dan una vuelta por tu casa y de paso aprovechan para conocer algo de Londres o Inglaterra en general. Ahora uno esta de este lado y una de las nuevas figuras del protocolo casero indican que uno se ha recibido de anfitrión sin haberlo estudiado. Y cuando digo "sin haberlo estudiado" no es irónico ni sarcástico, al contrario, es mas una autocritica porque soy un desastre.