Google Analytics

21 febrero 2013

La fiesta, el túnel y las francesas mudas

Me fui temprano del cumpleaños de Mariano antes de que pasara el último tren a West Hampstead.  Acá las cosas empiezan temprano y terminan también temprano.  Si tenés la suerte de vivir cerca, o no dependes del transporte público, podes quedarte y terminar alcoholizado con la gente de la fiesta, o sea, cuando la cosa se pone realmente buena.  No fue mi fortuna y  realmente la  estaba pasando genial, pero no quise colgarme para luego tener que tomarme un taxi -que es casi prohibitivo en Londres-, o andar buscando bajo ese frío algún transporte para volver a casa.



De todas maneras fui el primero en llegar a la fiesta, y con mi mejor cara de poker entregué el regalo y acepté de buen gusto una copa de un rico vino argentino. Esto posibilitó que cuando llegara el invitado número 5, yo ya había perdido la cuenta y en un tiempo que no podría recordar,  la casa de Mariano estaba plagada de gente y ni tímido ni perezoso me encontraba hablando con algunos, intentando seguir el hilo de la conversación.
Dado mi estado semi impresentable, afiné el oído para escuchar español y unirme a al grupo hispano-parlante  Si bien con alcohol en sangre soy muy fluido en ingles, me vi preso de una fiaca intelectual que nada tenia que ver con mis ganas de sociabilizar, pero si era entre paisanos, mucho mejor. Sabia que irían argentinos así que en medio de la verborragia que me caracteriza -tanto sobrio como borracho- me encontré con un grupo de gente e íbamos variando los temas.

Una de las cosas que me hizo decidir la retirada fue el reloj, la otra, no menos importante, era preservar mi dignidad.  Cuando estoy charlando y al terminar una frase tengo que preguntarte sobre que estábamos hablando, a pesar de mi aparente confusión, tengo la entereza de retirarme. Estaba hablando con argentinos y no podía hacerme el boludo y justificarme con un problemita de "barrera idiomatica".  Si que recordé los nombres, los ubiqué mas tarde por facebook y quedamos en contacto.

Pero volviendo a la fiesta o mejor dicho, yéndome de la misma, encaré la calle y me fui hacia la estación de tube. Sabia que tenia que hacer una combinación así que intenté enfocarme.

Primer tramo resuelto; el segundo hasta llegar por un largo pasillo a la linea que me llevaba a casa (foto). Atravesarlo siguiendo una linea recta no fue tarea fácil.  En un intento de no perder las formas y caminar según los estándares de persona civilizada, me di cuenta que tanto esfuerzo no seria valorado ni mucho menos observado. Por qué? simplemente porque todos, y no falto a la verdad, todos los que estábamos atravesando ese pasillo camino a la próxima estación aplicábamos al mismo leit-motiv: llegar como se pueda a destino. Con la diferencia que la gente, en su mayoría mujeres, gritaban alocadas lo que hacia de ese largo pasillo un verdadero infierno.

Foto ilustrativa que muestra el pasillo. Foto: Internet
Ya comenté en posts anteriores sobre el efecto que tiene el alcohol en esta sociedad. Tampoco estoy entrándome en nuevos vicios, no tengo esa personalidad ni tendencias adictivas, pero si es cierto que cuando sabés que no sos el único que se va a poner "alegre" te das como un permiso solapado en miles de excusas auto justificativas -como este post-

Logré hacer la combinación con la Jubilee Line y mi último esfuerzo de enfoque seria no pasarme de West Hampstead.

Subí, me senté y no me percaté de quienes estaban sentadas al lado mio hasta que las escuché hablar.  El idioma francés me es -como a la mayoría de las personas- un idioma exquisito al oído  y fue así como me di cuenta que dos chicas sentadas a mi derecha lo hablaban perfectamente.

Totalmente desinhibido, parte por el alcohol pero mucho más por mi personalidad, las miré y pregunté:

-Sorry, are you french?

Me miraron, sonrieron y antes de arrojar un exquisito "wi" una de ellas empezó a vomitar compulsivamente. Efecto contagio del asco o por el mismo pedo psicodelico que tenia la otra, la siguió cual Linda Blair en El Exorcista y comenzaron a vomitar al unísono.


Recuerdo que los pasajeros sentados delante salieron eyectados antes de ser alcanzados por semejante inmundicia. Yo, lejos de inmutarme tuve el impulso de seguir hablando:

-You know, i loooove french. Are you from París?

Por supuesto, no respondieron y en la próxima estación se bajaron como pudieron y me dejaron hablando solo -unas desubicadas-

Comencé a  sospechar que en mi entorno algo no andaba del todo bien cuando vi que todos estaban prácticamente amontonados al final del vagón esperando llegar a destino, pero muchos, menos masoquistas cambiaron de coche, pero igual seguía sentado mirando los carteles publicitarios sin percatarme que estaba rodeado de viscosidad francesa,  pero no hace falta entrar en mas detalles innecesarios.  Me uní al grupo y baje finalmente en mi estación.   El golpe de frío me despabiló un poco mas y pude llegar a casa, sano y salvo.

Mi perro poco entiende de que su amo estaba para ir derecho a la cama, pero así este llegando en un coma cuatro no puedo resistirme a ese rabito moviéndose pidiendo salir.  Bajó  las escaleras para recibirme  y nos acompañamos en una noche fría  para luego meternos en la cama y pensar: Que lindo es volver al calor del hogar.

Sin antes consultar con la almohada...les habrá caído mal que les preguntara si eran francesas?

qui sait!


12 comentarios:

  1. Ay Feldmann... Sólo a vos, sólo a vos!!!

    Bueno, acá después de las 21hs la gente anda contenta y se nota porque hablan en voz alta y / o cantan, sea el día que sea eh, pero obvio que el fin de semana es de rigueur...

    En fin, vos de por sí sin estar alcoholizado hablás y socializás aunque estés solo así que con unas copas de vino, parece que te calmás!! :D

    ResponderEliminar
  2. Cuanda vaya a Londres, me tenes que contar estas anecdotas en persona. SI me rio sola frente a la compu al leerlas, me imagino que contadas y actuadas deben ser para cag.... de risa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer, y te puedo contar las que no me animo a publicar, imaginate, jaja. Un beso.

      Eliminar
    2. Avisame y nos encontramos, con gusto. Besos!

      Eliminar
  3. Coooomo me he reído! jajajaja
    Gracias por hacer de este jueves en el trabajo un poco más llevadero...

    Beso!

    ResponderEliminar
  4. Nah, jajajaja, lo que les cayó mal era lo que habían tomado! Hijas de puta!

    ResponderEliminar
  5. Norton no tiene nada que ver con tus canitas al aire! Así que lo sacas o lo sacas, no hay otra opción aunque te estés tambaleando.

    Me reí mucho con lo de las francesas.

    Cómo así que hay anécdotas censuradas? No se vale!

    ResponderEliminar
  6. Muy entretenida la anécdota, estimado.
    Es envidiable el hecho que lo que marca la hora de vuelta sea el costo de los taxis o la fiaca para tomar un transporte público. Aquí la motivación es seguir con vida... un poco trágica la forma de presentarlo, pero te aseguro no demasiado alejada de la realidad. No sé cuándo te habrás ido, pero el deterioro es exponencial.
    Te envidio sanamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yo me fui hace un año de Argentina. Se por lo que me dicen que en este ultimo tiempo la cosa esta mal. Yo intento no opinar por respeto a parte no quiero ser igual a los que critico, no me gustan los argentinos que critican a su pais desde afuera con aires de europeos (he escrito sobre eso). Siento que puedo opinar, pero no desde este lugar. Y si bien no vivo en Argentina conozco bien lo que esta pasando y me parece terrible, pero me da vergüenza ajena criticar cuando yo vivo en un lugar que a mi entender, es espectacular (ojo, boludos hay en todos lados, son como las hormigas, y Londres no es la excepción). Gracias por tus comentarios, te mando un abrazo.

      Eliminar
  7. Jajajaja wacala! Me lo imagine todo! Yo he estado en esa misma situación (de testigo) no he vomitado nunca en la calle (y espero mantenerme asi!) Bueno a mi los franceses me parecen raros! Jejeje asi que seguro que tomaron la pregunta de manera extraña y por eso vomitaron! Jaajajaja

    ResponderEliminar
  8. ja ja ja...yo que vos me preocuparia...ese efecto causas a la gente cuando te conoce?? ja ja ja (es broma)

    Besos.

    ResponderEliminar

*Los comentarios de Anónimos ya no son publicados en este blog, es como cuando hablas con alguien y no te mira a los ojos.
*No me gusta entablar una discusión ya que no es un foro, son vivencias mías y escribo con subjetividad. Para datos objetivos, esta Wikipedia
*Este no es un Blog Pro British ni mucho menos. Hago observaciones de donde vivo actualmente.
*Es un Blog hecho con mucho amor.
Dicho esto, sean bienvenidos.